Coca de San Juan

coca 1Coca de Sant Juan

 Historia

la nocheLa coca de San Juan es una torta dulce que se come durante la noche de San Juan. Tradicionalmente, su elaboración era doméstica y se hacía con pan de harina de trigo escogida. Las cofradías de San Juan eran las que cuidaban de elaborar la torta, que endulzaba con fruta confitada y se vendía en una subasta para obtener fondos. Más adelante, la preparación pasó a manos de pasteleros y panaderos, que en mejoraron la calidad y la fueron enriqueciendo con la adición de nuevos ingredientes, como los piñones o la crema. Según recoge Joan Amades en su Costumari catalán, inicialmente la coca de San Juan se llamaba torta y presentaba una forma redonda, haciendo referencia al Sol en su solsticio de verano.

Descripción y elaboración

La coca de San Juan suele tener forma ovalada. El tamaño varía y va desde las tortas de cuatro raciones hasta las diez o doce. La cara superior, de color marrón claro, es ondulada y está recubierta de piñones y fruta confitada. La materia prima de la torta la forman la harina, la levadura, el azúcar, los huevos, el limón, la canela, la nuez moscada, la mantequilla y la sal para la pasta, piñones y fruta confitada. Para su elaboración, se amasan los ingredientes y se dejan reposar. Luego se corta en porciones y se estira con el rodillo hasta darle la forma deseada, añadiendo encima los trozos de fruta. A continuación, se deja Levadura, se sacude azúcar por encima y se cuece al horno a una temperatura elevada. Algunas variedades se rellenan con crema, nata, trufa y, más recientemente, con cabello de ángel.

· Comercialización y consumo La coca de San Juan se comercializa en los hornos y pastelerías, en piezas enteras, por las verbenas de San Juan, San Pedro y Santiago. Se puede comer de postre, después de la cena, o más tarde, por la noche, a media fiesta. Muy apreciada por gente de todas las edades, es el elemento central de las verbenas, junto con el cava.

coca 0Elaboración de la receta de Coca de San Juan:

 (12 raciones):

  • 560 gr. harina de fuerza
  • 120 gr. de azúcar (remplazar por stevia)
  • 15 gr. de sal
  • 80 gr. de levadura de panadero
  • 1 cucharada de canela en polvo
  • 1 cucharada de agua de azahar
  • 140 gr. de mantequilla  (remplazar por margarina vegetal)
  • ralladura de limón
  • ralladura de naranja
  • 5 huevos
  • 110 ml. de agua
  • 50 gr. de piñones remojados en agua
  • 50 gr. de frutas confitadas
  • hojas de menta
  • Para la masa madre:
  • 240 gr. de harina de fuerza
  • 5 gr. de levadura de panadero
  • 20 gr. de mantequilla
  • 145 ml. de agua

 

atc1Para la masa madre, pon la harina en un bol, añade la levadura desmenuzada y la mantequilla a punto de pomada. Mezcla y vierte el agua poco a poco sin dejar de amasar. Cuando consigas una bola homogénea, tápala con film de cocina y déjala reposar (de 30 a 120 minutos, dependiendo de la temperatura, a más calor antes fermentará) hasta que triplique su volumen.

Coloca la masa madre en un recipiente grande, añade el azúcar (reserva un poco), la levadura de panadero, la sal, la canela, el agua de azahar, la mantequilla a temperatura ambiente, un poco de ralladura de naranja, un poco de ralladura de limón y 4 huevos. Amasa a mano, vierte el agua poco a poco y sigue amasando hasta que quede una masa homogénea.

Corta la masa en 4 trozos, espolvoréalos con un poco de harina y estíralos con un rodillo hasta darles forma ovalada. Coloca las cocas sobre 2 bandejas de horno forradas con papel de hornear y deja que fermenten durante 30 minutos.

Bate un huevo y con un pincel, úntalas por la parte superior. Espolvoréalas con unos piñones y unos trocitos de frutas confitadas. Cocínalas en el horno (previamente calentado) a 210ºC durante 7-10 minutos.

Autor: Eva Arguiñano

http://www.hogarutil.com/videos/index.php?6a845d8da4ds

bCava para San Juan, compañero de verbena

En la siguiente pregunta, se debe contestar de forma automática y sin pensar. ¿Tres elementos imprescindibles que no pueden faltar en cualquier verbena de San Juan? Petardos, coca y cava. Bastante fácil, pero en referencia a este último, qué tipo es el más adecuado para acompañar la torta? La respuesta parece más complicada, sobre todo porque muchas personas optan por la habitual brut nature. Esto supone una combinación poco armónica entre sabores dulces y secos (tirando a amargos), de manera que la experiencia no acaba de ser del todo satisfactoria para el gourmet.entonces, a la hora de decantarse por un cava para pasar la noche más corta del año, mejor escoger un dulce o de la familia de los secos, capaces de ofrecer equilibrio entre fruta, acidez, crianza y dulzura. Por ejemplo, un semiseco supone, según explica el experto Alfredo Peris, un producto exquisitamente equilibrado, fresco, amable, afrutado, sutil, elegante, con el punto de dulce óptimo para combinar con las tradicionales coques. Si opta por una de chicharrones vez de una crema, quizás se podría llegar incluso hasta un sucio, pero los expertos no recomiendan en ningún caso pasar de este límite. La explicación se encuentra en la última fase del proceso de elaboración del cava. Una vez terminado el envejecimiento y antes de ponerle el tapón de corcho, se añade el llamado licor de expedición, una mezcla de vino y sucre. Según la cantidad añadida, la tipología del cava varía. Si es cero, entonces se habla de un brut nature. Y a partir de aquí comienza una escala de menos a más presencia de azúcar: extra sucio, sucio, extra seco, seco, semiseco y dulce. Una cosa a tener en cuenta a la hora de maridar, sobre todo porque con el cava se busca la armonía y no el contraste. Actualmente, la mayoría del cava que se consume pertenece a las familias de los sucio, si bien también se pueden encontrar cavas semisecos de calidad como Extra de Codorníu, Vallformosa Semi Seco y Freixenet excelencia. También dulces pensados para la hora de los postres, entre ellos, Cuvée Dessert de Parxet o Cava Dulce de Postres de Albet i Noya. Todos ellos, buenos compañeros de verbena. Alcanzar el frío de manera gradual Aparte de escoger el mejor tipo de cava, hay otra premisa que hay que tener en cuenta, como es servirlo en su condición óptima de temperatura. ha de ofrecer frío, pero no demasiado, nunca por debajo de los seis grados, cuando las papilas gustativas pierden sensibilidad. Para enfriar, se recomienda ponerlos unas tres horas antes en la nevera o en una cubitera con una parte de hielo y otra de agua. También han aparecido enfriadores eléctricos de gran rapidez, aunque las prisas no suelen ser buenas consejeras. Se aconseja evitar el congelador.

fogueraRevetlla o Berbena?

Aunque parezca que, en catalán normativo, el nombre de la noche de San Juan sería verbena, el ser es que el correcto, es decírselo Verbena de San Juan . Esto se debe a que, antiguamente, las parejas de enamorados recogían esa noche una planta llamada Verbena , pues existía la creencia de que, esta planta, llevaba amor y felicidad a quien la recogía durante la noche de San Juan . Este hecho hizo que de esta mágica noche se denominas la Verbena de San Juan.

La Noche más corta

Por San Juan se cumple el solsticio de verano. El sol llega a su cenit tras el recorrido más largo del año. Así pues, se produce el día más largo y la noche más corta.

Esta celebración coincide con una fiesta solar muy antigua.

cLa llama del canigó

En 1955 Francisco Pujades, aldeano de Artes de Tec (Vallespir, Cataluña Norte), llevado por su entusiasmo por el Canigó e inspirado por el poema de mosén Cinto Verdaguer, tuvo la iniciativa de encender los fuegos de San Juan en la pila de esta montaña y desde allí repartió su llama para todas las regiones de nuestra tierra. Se iniciaba así la renovación de esta milenaria tradición; de nuevo las hogueras tomaban un sentido colectivo.

El nuevo costumbre toma una gran fuerza en poco tiempo, de tal forma que hoy es prácticamente imposible encontrar una sola hoguera en Cataluña Norte que no sea encendido con la Llama del Canigó. En 1966 el fuego cruza por primera vez la aduana y llega a Vic. Son épocas muy difíciles, a menudo de clandestinidad. Poco a poco la red se va extendiendo y el fuego, esparcido por todo el Principado, ya llega al Valencia.

El 22 de junio, como cada año, un grupo de excursionistas del Círculo de Jóvenes de Perpiñán cogerá el fuego que desde 1955 queda encendido en el Museo de la Casa Solariega de Perpiñán y subirán a la cima del Canigó; pasarán la noche velando la Llama y, al amanecer, iniciarán el descenso porque la Llama llegue a todos los pueblos y ciudades de los Países Catalanes a tiempo de encender las hogueras de la noche de San Juan.

No debemos olvidar que el domingo antes de San Juan se celebra el encuentro del Canigó, encuentro que tiene por finalidad subir a la cima del Canigó (2.784 metros) haces de leña llevados por gente de las más diversas regiones de nuestro país. Estos haces servirán para encender la hoguera que, la noche de San Juan, quemará la cima, de la cual se tomará fuego nuevo para ser devuelto al Museo de la Casa Solariega.

La Llama del Canigó es recibida por el Parlamento de Cataluña, ayuntamientos, consejos comarcales y entidades culturales y deportivas.

Es necesario, pues, que esta Llama del Canigó llegue y se mantenga en los Países Catalanes, y que este Fuego de San Juan perdure como símbolo de esperanza y de hermandad de una comunidad que quiere y necesita recuperar plenamente su sentido de Patria , socialmente justa, políticamente libre, económicamente próspera y culturalmente digna.

a

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s