crema catalana

crema_catalanacrema Catalanacrema a

1 Litro de leche

6 Yemas de huevo

200 g. de azúcar o stevia

1 cucharada de almidón

1 rama de canela

piel de limón


Calentamos la leche con la ramita de canela y la piel del limón. Mientras, en un cuenco mezclamos las yemas con el azúcar y el almidón, hasta que no queden grumos.

Cuando la leche comienze a hervir, incorporamos el contenido del cuenco, y dejamos cocer a fuego muy lento hasta que la crema adquiera la consistencia deseada.

Retiramos del fuego y servimos en terrinas individuales y dejamos templar. En el momento de servir, espolvoreamos con azúcar, y lo quemamos con un hierro.

a cocina hHoy en día, la crema catalana está considerada cómo el postre más común y tradicional de la cocina catalana, pero hasta hace poco tiempo era una delicia sólo digna de ser degustada en los días de gran celebración y sobretodo para San José, 19 de marzo, y por este motivo es popularmente conocida como la crema de San José.

 Su propio nombre parece ya indicarnos sin más dilación la procedencia de la receta, sin embargo, hay toda una disputa sobre su verdadero origen, donde Inglaterra, Cataluña y Francia son los posibles padres.

 Tres orígenes posibles

 La identidad inglesa se basa en una parte de la historia del Trinity College de Cambridge. En 1879, la escuela empezó a servir la trinity cream con el escudo de armas grabado en la fina capa de caramelo crujiente. No obstante, se dice que durante el siglo XVII ya se preparaba, afirmación que el propio Trinity College desmiente argumentando que el hecho de ser un invento suyo “no tiene ningún fundamento en realidad”, pero sí aseguran la estrecha relación entre la receta y su cocina desde el siglo XIX.

Recetario medieval “El Llibre del Coch” Recetario medieval “El Llibre del Coch”

La catalana, por su parte, nos aparece bien documentada desde el siglo XIV en la literatura catalana, además de recetarios medievales como el Llibre de Sent Soví del XIV o el Llibre del Coch del XVI. Aunque el historiador, profesor y escritor gastronómico, Jaume Fàbrega, advierte en uno de sus artículos que en algunos de estos escritos medievales se nos presenta con el nombre de llet cuita (leche cocida) o lluixell. Más adelante, durante el Barroco, la crema catalana será protagonista en ciertas ocasiones del dietario del barón de Maldà de Barcelona, Rafael d’Amat i de Cortada, titulado Calaix de Sastre y escrito entre finales del siglo XVIII y principios del XIX.

Por último, tenemos la versión francesa, la crème brûlée, que hace su primera aparición escrita en 1691 de la mano del chef François Massialot en su libro de cocina Nouveau cuisinier royal et bourgeois. Y, a partir de la segunda edición de este volumen, surge la problemática: Massialot cambia el nombre del plato por crème anglaise. Es entonces cuando algunos empezaron a considerar que la crème bûrlée era realmente un plato de origen inglés, pero a su vez, otros opinaban que era de inspiración catalana, ya que en Lenguadoc y Rosellón, comarcas originariamente catalanas, se cocinaba crema quemada.

Uno de los postres más antiguos de Europa

Recetario medieval “El Llibre del Coch” Recetario medieval “El Llibre del Coch”

Así pues, el origen es confuso. La documentación escrita puede ayudar a marcar una fecha aproximada, pero, por desgracia, no es una prueba suficiente para declarar con exactitud quién fue el creador. Eso sí, gracias a los recetarios medievales, la crema catalana es considerada uno de los postres más antiguos de Europa y, a la par del resto de platos que aparecen en ellos, sabemos como era la dieta mediterránea en la Edad Media. Además, es interesante ver que, a pesar del tiempo, su elaboración no ha cambiado significativamente: antiguamente se realizaba con almidón, yemas de huevo y con un toque de canela y limón, dos productos típicos de la antigua cocina árabe; y fue en el siglo XX cuando se realizó la primera y única variación: usar harina de maíz (maicena) en vez de almidón. Por suerte, con las innovaciones de la cocina moderna, en el siglo XXI, hay quien vuelve a la receta original.

Sobre la presentación de la crema, Jaume Fàbrega nos cuenta que tradicionalmente no era servida en pequeñas cazuelas de barro, sino que “se servía en bandejas de porcelana o loza. A veces no se quemaba, y entonces se podía decorar con cenefas, inscripciones, etc. Hechas con la manga pastelera (o un cucurucho improvisado) a base de chocolate, merengue, etc.”

La leyenda

Para concluir, sea la crema catalana una receta propia de Cataluña o bien una adaptación de otro postre, es necesario admirar como la cultura catalana ha creado una leyenda sobre el origen de la receta y del nombre, todo fuera que no se trate de la verdadera historia: se dice que un obispo iba de visita a un convento de monjas, famosas por su flan. La Sor, viendo que aún era demasiado líquido y no podría servirse al obispo, decidió hacerlo cuajar con almidón y darle unos toquecitos de canela y limón, además de su respectiva capa de azúcar caramelizado. El obispo, a sabiendas que se trataba de un plato frío, se echó la primera cucharada a la boca sin esperar, a lo que vivamente exclamó: “crema!“ (“¡quema!”).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s