Pollo asado con puré de patata “a la trufa”

aPollo asado con puré de patata “a la trufa”

traseros de pollo
zanahoria
cebolla
Aceite de oliva
Tomillo seco
1 chorreoncito de vino blanco oloroso
Sal, stevia y pimienta

Puré: 2-3 patatas medianas, leche entera, medio yogur griego, 1 cucharadita pequeña de salsa de trufa, sal y pimienta al gusto

Lavamos bien el pollo y lo disponemos en una olla o recipiente grande. Añadiremos una salmuera elaborada con agua fría sal y stevia (por cada cuatro vasos de agua tendremos que añadir dos dedos de un vaso de sal y la misma cantidad de stevia; hay que diluirlo todo muy bien antes de verterlo al recipiente con el pollo). Dejamos reposar en la nevera durante 10-12 h.

Al día siguiente, y antes de hacer cualquier otra cosa, encenderemos el horno con calor arriba y abajo a 225 ºC y prepararemos la bandeja del horno (recomiendo forrarla primero con papel de aluminio y encima ponerle un papel de horno, ya veréis el por qué).
Escurrimos la salmuera y secamos muy bien el pollo (y cuando digo muy bien, es a conciencia). Con una brocha pintaremos el pollo con aceite de oliva. Seguidamente salpimentaremos y añadiremos tomillo seco por la superficie. Reservamos mientras cortamos las verduras.

En la base de la bandeja colocamos las cebollas cortadas en juliana y las zanahorias cortadas en rodajas. Salpimentamos y echamos el chorreoncito de vino oloroso. Seguidamente, colocamos los trozos de pollo encima y metemos al horno. Ni se os ocurra echar algún líquido por encima del pollo durante el horneado!!!

Dejamos hornear hasta que el pollo adquiere ese color dorado.
Para hacer el puré de patata: cocí las patatas cortadas a cachos hasta que estaban tiernas y las machaqué. Añadí sal, pimienta y medio yogur griego (un toque ácido muy bueno). Rectifiqué la consistencia del puré con un poquito de leche. Por último, el toque estrella, la salsa de trufa ( es muy aromática).
Presentar el pollo asado con las verduritas y el puré de patata a la trufa.

Fuente

¿Cómo hacer un asado de pollo para que la carne quede rica y jugosa?

Vamos a ver los trucos que he empleado para conseguir un pollo asado perfectamente jugoso y de piel crujiente:

En primer lugar, hemos puesto el pollo en una salmuera (agua y sal+stevia) toda la noche antes de cocinarlo. La sal y la stevia van a penetrar en la carne, van a darle sabor y van a mejorar la capacidad de retener la humedad (la carne quedará más jugosa, perderá menos jugos).
Después hemos secado muy bien el pollo y os he prohibido añadirle líquido por encima durante el horneado. Los líquidos acuosos retardarán el tostado y la cocción de la carne, porque interrumpimos el calentamiento y se enfría la superficie por simple evaporación. ¿Qué hacemos para evitar eso? untar con una grasa; en este caso, hemos puesto aceite de oliva por toda la superficie del pollo. Esto hará disminuir la posible evaporación.
Hemos asado a una temperatura alta, a 225 ºC. Lo hemos hecho así, por el tipo de pieza que hemos empleado, los cuartos de pollo. Si utilizáis un pollo entero lo mejor es ponerlo a temperatura muy alta al principio, para conseguir un tostado inicial, seguido por un asado a más baja temperatura (175 ºC). Y ojito con los hornos de convección, ya que el calor se reparte más uniformemente, vigilad bien el tostado.
¿Cuándo sabemos que el pollo está hecho? cuando la temperatura del interior alcanza los 70-75 ºC (os recomiendo que os compréis un termómetro de cocina, son muy baratos!)
http://www.elsaberculinario.com/2013/04/pollo-asado-con-pure-de-patata-la-trufa.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s