Papas al horno con orégano

2015-01-11 13.22.35Papas al horno con orégano

Papas al horno y un toque de orégano. Perfectas para acompañar un buen corte de carne o pollo asado

  • Patatas de Prades
  • orégano seco
  • Sal y pimienta negra recién molida, al gusto
  • aceite
  1. Precalienta el horno a 180 °C.
  2. Corta las papas a la mitad y haz cortes en cada mitad.
  3.  una pizca de orégano,sal,pimienta y aceite ( al gusto),
  4. Coloca una mitad de papa sobre el orégano y unta encima 1/2 cucharada de mantequilla por cada mitad. Espolvorea con sal y pimienta al gusto.
  5.  Coloca las papas en una bandeja y hornea en el horno precalentado durante 40 minutos o hasta que las papas estén blanditas.

patatapradesLa patata de Prades es un producto a proteger se define como los tubérculos de la especie Solanum tuberosum L, de la variedad cultivada ’Kennebec’, destinados a consumo humano, de calibre comprendido entre 40 y 80 mm, aunque en casos excepcionales puede llegarse a 100 mm.

Estas patatas presentan una piel muy lisa, dura y consistente. La carne es blanquecina, con textura consistente y harinosa, sabor dulce y persistente y olor ligeramente acastañado.
La zona de producción de las patatas amparadas por la Indicación Geográfica Protegida ’Patatas de Prades’, estará constituida por los terrenos ubicados en los términos municipales de Prades, Capafonts, La Febró y Arbolí, todos ellos pertenecientes a la Comarca del Baix Camp, en la provincia de Tarragona, en la Comunidad Autónoma de Cataluña.

La zona de acondicionamiento y envasado coincide con la zona de producción

El marco de plantación de la patata es aproximadamente de 0,50 m. x 0,70 m., obteniéndose de 5 a 10 tubérculos por planta, con una densidad media de 28.000 plantas por hectárea.

El proceso de cultivo empieza por la obtención de una simiente certificada de la variedad ’Kennebec’. Esta variedad es poco productiva pero de gran calidad.

Es en el mes de abril cuando se inicia la siembra, que se efectúa distribuyendo la simiente en surcos. Estos son recubiertos posteriormente con una labor de arado, formando el caballón donde se desarrollará la planta.

La recolección es manual y no se efectuará hasta principios de septiembre, que es la época en la que la planta muere de forma natural. Los tubérculos se arrancan con sumo cuidado, a partir de las dos semanas de la muerte natural de la planta, para facilitar la maduración adecuada de la piel de la patata, evitando de esta forma pérdidas en la calidad de la misma y aumentando su resistencia a posibles golpes que pueda recibir durante el envasado, y aumentando también su propia capacidad de conservación natural.

Una vez recolectadas, las patatas se someten a los siguientes procesos: Control de calidad externo y clasificación en partidas homogéneas; envasado en bolsas de papel transpirable de 2 y 5 Kg. de capacidad, con la inscripción del logotipo de la I.G.P; conservación en locales adecuados, bajo unas condiciones naturales de temperatura y humedad; y etiquetado en el exterior de la bolsa acompañando al logotipo.

Existe una gran tradición en el cultivo de patata en la zona amparada, tal como expone Emili Morera Llauradó en su obra fechada a finales del siglo XIX, dónde atribuye la calidad de los tubérculos a la particular climatología y a la altitud de los terrenos en que se cultivan.
José Ruy Fernández (1920) a propósito de la Villa de Prades escribe literalmente ’su riqueza principal es la patata; la de mejor calidad, y por consiguiente la más apreciada que se recolecta, no solamente en el territorio catalán, sino en toda nuestra península española, pues tiene la propiedad de además de ser toda ella un tubérculo de excelente producción, en cuanto a comestible, es de un sabor exquisito y cualidades harinosas, lo que hace que en todos los mercados se venda a mayor precio que todos sus similares’

El enclave privilegiado de las Montañas de Prades, con una acusada personalidad geográfica, a mil metros de altitud, con suelos muy fértiles, arenosos y de carácter silíceo con un pH ligeramente ácido, poca lluvia, temperaturas bastante bajas y vientos húmedos procedentes del mar; influye favorablemente en la calidad de estos tubérculos. Todos estos factores hacen que:
El ciclo vegetativo de la planta sea mas largo. Sólo permite una cosecha al año, por lo que se obtiene una mayor consistencia del tubérculo y una mayor proporción de materia seca.
Las patatas cultivadas en esta zona tienen una piel muy lisa, sin malformaciones lo que permite diferenciar claramente las patatas de Prades de las de otras zonas que cultivan la misma variedad.
Los tubérculos se conservan de forma natural en los almacenes autorizados, sin el uso de antigerminantes, ni de otros productos que alteren el proceso de conservación natural de la patata.
Por tanto, de todo lo anterior se deduce que las condiciones orográficas (concretamente la altitud), edafológicas (factor importante en este tipo de cultivo) y climáticas de esta zona, junto con la tradición del cultivo y la experiencia de los agricultores hacen que las Patatas de Prades presenten las características de un tubérculo de calidad superior.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s