Celebración de la Castañada

1c375bdacdcf1320533cb8e4e2b68ce52f7562efLA CASTAÑADA

Cuenta la leyenda, que en la edad oscura de los hombres, durante la noche del 31 de Octubre, los espíritus (buenos y malos) transgredían la fina línea que separa el mundo de los vivos y de los muertos. Para recordar a los vivos que rezaran por sus difuntos, el campanero de la aldea tañía melancólicamente la campana de la iglesia durante toda la noche. Para ayudarle en su trabajo, familiares y amigos se reunían con él  compartiendo castañas y vino. Con el tiempo, la costumbre se extendió y acercándose la fecha los hombres del pueblo recogían castañas, boniatos y leña, que luego las mujeres asaban y comían todos reunidos junto al fuego.
Ya hacia el siglo 18 la tradición se popularizó y con ella apareció la figura de la castañera, bien conocida en Catalunya y que todavía hoy podemos ver en Barcelona.

1c375bdacdcf1320533cb8e4e2b68ce52f7562efCelebración de la Castañada

Celebración de la Castañada. La castañada es una fiesta popular que se celebra después de la recogida de esta fruta, durante el mes de noviembre y en muchas regiones, el Día de Todos los Santos.

Aunque en cada localidad existe una tradición diferente, todas ellas tienen en común las castañas asadas.

En Galicia esta festividad se conoce como Magosto, y se celebra entre el 1 y el 11 de noviembre. Además de castañas asadas, no debe faltar el vino nuevo de la cosecha y los chorizos. Es costumbre encender hogueras para asar las castañas y posteriormente saltar sobre el fuego para tener suerte.

En Asturias se le llama Amagüestu y se diferencia en que las castañas se acompañan con sidra dulce.

En Sanabria (Zamora) las castañas se asan con miel o se toman cocidas con leche.

En Cataluña se celebra la Castanyada, donde además de castañas asadas, también se degustan los conocidos panellets, boniatos y fruta confitada. La bebida típica de esta fecha es el moscatel. Esta festividad se representa con la figura de una castañera mayor en su puesto callejero de castañas.

En algunas localidades del País Vasco se celebra la festividad Gaztainerre, donde se sirven las castañas asadas acompañadas de caracoles.

En Extremadura es una tradición ir a merendar al campo la Chaquetía, una comida consistente en frutas del tiempo como higos pasos, nueces, bellotas, granadas y castañas, acompañadas de dulce de membrillo y tortas típicas o panes especiales.

Como vemos, a pesar de las numerosas tradiciones y celebraciones que se llevan a cabo durante los primeros días de noviembre, todas ellas tienen como protagonista la castaña.

DIGITAL CAMERASea como sea, todos los años, el 31 de octubre, nos reuníamos la familia para hartarnos a comer castañas asadas, panallets y boniatos, sin más pretensiones, sin más necesidades creadas, solo una noche familiar, un espacio donde aprender que a los difuntos se les ponen mariposas que arden en vasos de agua y aceite, y que siempre hay que encender una de más por las almas del purgatorio a las que nadie reza, que a las castañas hay que cortarles un trozo de piel para que no salten en la castañera, y que no puedes fiarte de tus primos mayores cuando se trata de repartir chocolate.
Ahora miro con cierta nostalgia aquellos días, cuando acercándose el final de octubre empiezo a ver en los escaparates, las decoraciones negras y naranjas de un Halloween que me es ajeno, y recuerdo que ya no voy a comprar a la bodeguilla de la esquina, ni a la tienda del Sr. Fernando, básicamente porque ya no existen, sino al Carrefour donde las estanterías se llenan de bandejas que combinan castañas y boniatos con calabazas con cara y gorros de bruja, en una nueva forma de marketing, de hacer más comercial una fiesta que no lo es.

¡Ah, la globalización! ¡Que grandes beneficios nos reporta!, esta aproximación de culturas en formato consumible, que todo lo simplifica y nos permite ataviarnos con ornamentos budistas sin padecer los rigores de su filosofía, o celebrar el tió, santa Claus y los reyes magos sin entrar en conflictos religiosos, no quiero decir aquello de …¡Cuando yo era pequeña, las cosas eran mejores!- pero sí debo admitir que gran parte de la calidez, de la sencillez de lo pequeño, se escabulle entre platos precocinados y macro fiestas en las que el lema es disfrutar más y mejor,….

A lo mejor es solo que me estoy haciendo mayor, aunque yo insista en sentirme juvenil, o tal vez es solo que me aburre esta globalización, pero no sé, quizá podríamos aprovechar esta castañada que se acerca para vivirla de otra forma,  para recuperar una fiesta familiar, intimista, llena de cuentos, rezos y velas, pero al final, recordad que es vuestra decisión, y que vosotros construís   el mundo en el que vivimos todos.

Feliz Castañada.

b3b364b7d58948dc50c1a59796344c42612a3625Vilanova de Prades

Último fin de semana de octubre (viernes a domingo)
Esta fiesta se centra en la degustación de gran variedad de castañas, donde destaca la castaña de las montañas de Prades, más pequeña de lo normal, sabrosa y muy dulce.

pure_castañasPuré de castañas, clásica guarnición navideña

El otoño nos ofrece unas ricas castañas que podemos disfrutar al natural, asadas, en almíbar, con postres o con platos salados. En forma de puré, más o menos consistente según el gusto del comensal, acompañan bien con platos de carnes blancas (cerdo, aves), aunque no estaría mal ofrecer estas Navidades alguna guarnición de castañas con pescados como el salmón o la lubina.

Preparación:

1. Para pelar más fácilmente las castañas, antes de nada les haremos una incisión lateral con un cuchillo con sierra. Después, las ponemos en un bol apto microondas bien cubiertas de agua. Cocinamos a potencia máxima unos 20 minutos. Pasado ese tiempo, comprobaremos que las castañas están bien cocidas y las pelamos con cuidado de no quemarnos. Podemos hacer lo mismo en agua hirviendo en una olla.

2. Calentamos la leche y la mezclamos junto con la mantequilla y la pizca de sal y pimienta a las castañas.

3. Trituramos con la batidora hasta obtener un puré muy fino. Si lo vemos muy espeso, añadimos un poco de nata o leche para aligerarlo.

Enriquecer el puré: Las castañas aceptan muy bien las especias propias de la repostería (canela, anís, cardamomo…), aunque también podemos dar más sabor a este puré añadiendo trocitos de bacon o jamón crujientes o un poco de queso parmesano.

Castañas enteras en almíbar aCastañas enteras en almíbar

Lavamos las castañas, las pelamos y las ponemos a cocer en un almíbar, hasta que esten algo blandas y las envasamos junto al almíbar.

Se pueden comer  para acompañar carnes asadas o guisadas, y sobretodo platos de caza, así como cualquier postre.

Boniatos al hornoBoniatos al horno

boniatos horneados como guarnición, acompañados de la salsa que os apetezca. En nuestro caso hemos elegido una veganesa, o mayonesa vegana, sustituyendo el huevo de la mayonesa tradicional por leche de soja, aunque podéis usar la leche que más os guste. También quedan muy ricas con ketchup, salsa barbacoa, salsa roquefort, salsa de yogur, ¡o la que se os ocurra! Probadlos, os garantizamos que están de rechupete.

Ingredientes
  • 500 gramos de boniatos
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de albahaca
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 1 cucharadita de tomillo
  • Sal y pimienta negra al gusto
Instrucciones
  1. Pelamos los boniatos, los lavamos y los cortamos en tiritas como si fueran patatas fritas.
  2. Los echamos en un bol y añadimos el aceite y las especias. Removemos para que se repartan por igual. Si queréis podéis echar los boniatos, el aceite y las especias en una bolsa, cerrarla y agitarla, así será más sencillo y todo quedará mejor repartido.
  3. Colocamos los boniatos sobre un papel de cocina en una bandeja de rejillas y con el horno precalentado metemos la bandeja a media altura y horneamos a 220 grados durante 20 minutos si os gustan blanditos ó 25 si os gustan muy crujientes, aunque este tiempo puede variar en función de vuestro horno.

pure-de-boniatosPuré de boniato

  • Para 4 personas:
  • 1/2 kg. de boniatos.
  • 1 pellizco de sal.
  • pimienta negra recién molida.
  • nuez moscada.
  • ajo en polvo.
  • jengibre en polvo.
  • aceite de oliva.

Pelaremos y cortaremos a trozos los boniatos y los coceremos en abundante agua hirviendo, durante 20 minutos. Los escurriremos y aplastaremos con un tenedor.
Lo aliñaremos con sal, pimienta negra recién molida, un poco de ajo en polvo, un poco de jengibre en polvo, nuez moscada, mezclándolo todo muy bien, con un buen chorro de aceite de oliva, hasta obtener una mezcla homogénea y espesa.
Este puré es ideal para acompañar, tanto carnes como pescados a la plancha.

PanelletsPanellets

Los bollos se pueden hacer con la base de patata o de boniato
ingredientes:

500 g de Almendra cruda molida

400 g de Azúcar

300 g de Patata o Boniato (yo puse más)

La piel de 1 limón

Harina

Huevos

Preparación (la base es la misma por los diferentes panellets):

Se hierven las patatas (o boniatos) con la piel. Una vez blandas, se escurren y se pelan. Se prepara un puré mientras aún son calientes, aplastando bien con el tenedor. Se deja enfriar el puré completamente. Se añade el azúcar, la almendra molida y la piel del limón rallada, y se mezcla bien con el tenedor, hasta que quede bien uniforme. Se acaba de amasar con las manos (empolvadas con harina para que no se pegue) y se deja reposar en la nevera (mejor hasta el día siguiente).

A continuación se divide la masa en 3 partes:

Panellets de coco: añade 100g de coco rallado a la masa y se trabaja bien con las manos hasta que quede bien uniforme. Se van cogiendo bolitas y se les da forma de pirámide con los dedos. Con un pincel, se pinta la parte de arriba del bollo con un poco de yema de huevo batido.

Panellets de almendras: se hacen barritas rectangulares (tipu croquetas) y se pasan por la clara de huevo (batida un poco). Se ponen las almendras en un plato (unos 250 g) y se rebozan los bollos. Se pintan con un pincel por la parte de arriba con un poco de yema de huevo batido.

Panellets de piñones: se hacen bolas y se pasan por la clara de huevo (batida un poco). Se ponen los piñones en un plato (unos 200 g) y se rebozan los bollos. Debe presionar bastante para que no caigan y, si se ven agujeros, se ponen los piñones individualmente para taparlos. Se pintan con un pincel por la parte de arriba con un poco de yema de huevo batido.

Los bollos se ponen en la bandeja del horno (con papel de horno para que no se peguen) antes de pintarlos. El horno debe estar muy caliente (unos 225-250º) y se ponen unos 15 minutos.

Ah, y si los quieres todos del mismo tamaño, los gastos cuando haces las bolas!

Crema de castañas al caféCrema de castañas al café

Para 8 personas

• 300 g de castañas
• 1/2 litro de leche
• 350 g de azúcar
• 1 palito de vainilla
• 8 yemas de huevo
• 4 cucharaditas de café soluble

Hervir la leche y agregar el azúcar y la vainilla. Tapar la cacerola y dejar macerar unos quince minutos fuera del fuego.
En otra cacerola se baten las yemas de huevo y se deslíen con la leche ya fría. Después se pasa dos veces por el tamiz y se reserva.
Después de quitarle su cáscara exterior, se escaldan las castañas y se les quita la segunda piel.
Se ponen a cocer, a fuego lento, hasta que estén blandas. Se escurren y se pasan por un tamiz.
El puré resultante se mezcla con los huevos batidos, la leche y el café soluble.
Una vez mezclado todo se pone al fuego, sin llegar a hervir, hasta que se espese. Es preciso no dejar de remover.
Una vez haya espesado, se vierte en una fuente hasta que se enfrié.
Se sirve fría.

  


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s